• Cristalerías

    Cristal de Sèvres

    La historia de esta cristalería mundialmente conocida nace en 1750, cuando la Marquesa de Pompadour adquiere el privilegio de los cristales de Chaillot, cuya explotación transfiere a Sèvres. Para el Rey la Marquesa quiere lo que sea más bello y novedoso. Uno de sus sueños más ambiciosos es adornar la mesa real de vidrio como el que se hace en Venecia.El padre de la Marquesa decide desarrollar el cristal para la corte del Rey Luis X. El éxito es tal que en 1793 la cristalería es patrocinada por la reina María Antonieta y continúa proporcionando a la corte objetos novedosos y de gran calidad.

    En 1830, la cristalería de Sèvres crea para el Rey Carlos X las famosas opalinas que se convertirán en la joya del imperio, y en 1878 sus colecciones participan en la Exposición Universal de París, produciendo piezas de cristal montadas en oro o en color rojo por el joyero Boucheron. Sèvres producía en aquellos años casi exclusivamente para el Rey y su círculo más próximo, hasta el punto de que no podía vender sin autorización las piezas de cierta importancia.

    Desde sus majestuosos candelabros hasta la más clásica copa, la cristalería Sèvres continúa siendo símbolo de una manufactura mundialmente admirada y respetada a través de los tiempos.

    Ver catálogo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *